Mejores alimentos para mejorar la circulación

El corazón desempeña un papel crucial en la regulación del flujo sanguíneo, ya que su principal tarea radica en impulsar la sangre a través de las arterias hacia todas las partes del cuerpo. La circulación sanguínea es de vital importancia, ya que se encarga de eliminar los desechos del organismo y transportarlos hacia los órganos y tejidos donde pueden ser procesados, destacando así la importancia de su cuidado.

Por medio de la circulación, la sangre distribuye nutrientes y minerales por todo el cuerpo, fomentando el desarrollo celular y el correcto funcionamiento de cada órgano.

¿Sabías que incluso el oxígeno que inhalamos se transporta a través de la sangre desde los pulmones hacia todas las células del cuerpo? A pesar de su importancia, muchas personas descuidan su circulación sanguínea, lo que puede resultar en enfermedades del sistema circulatorio que constituyen la principal causa de mortalidad entre las mujeres en España.

Sin embargo, no te preocupes, a continuación te proporcionaremos una lista de alimentos que contribuyen al mantenimiento de un sistema circulatorio saludable.

EL CHOCOLATE OSCURO

El chocolate oscuro, conocido como un excelente aliado para la salud, constituye un placer que no deberíamos negarnos. ¿Te preguntas dónde está la trampa? La respuesta es simple: el chocolate debe tener un contenido de cacao superior al 60% y estar exento de azúcar.

Este tipo de chocolate contribuye a reducir la presión arterial y a mejorar la función cerebral. Sus nutrientes estimulan la producción de óxido nítrico en la sangre, lo que mejora el funcionamiento de los vasos sanguíneos.

Además, el chocolate oscuro ayuda a disminuir el colesterol LDL, comúnmente conocido como «colesterol malo», hasta en un diez por ciento. Por lo tanto, no deberías sentirte culpable al disfrutar de este delicioso manjar, ya que estás favoreciendo tu circulación.

EL PESCADO AZUL

Aunque el pescado no sea el plato más ansiado por todos, es importante conocer sus numerosos beneficios para la salud. El pescado azul, que incluye variedades como el salmón, la caballa, el atún, las sardinas, las anchoas y los boquerones, es una excelente fuente de ácidos grasos omega-3.

Estos ácidos grasos promueven una mejor circulación sanguínea al igual que el chocolate oscuro, ya que estimulan la liberación de óxido nítrico, dilatando los vasos sanguíneos y aumentando el flujo de sangre. Además, la grasa omega-3 previene la formación de coágulos sanguíneos, lo que contribuye a mantener una circulación saludable.

Por lo tanto, incluir pescado azul en tu dieta puede ayudar a reducir la presión arterial y mejorar el flujo sanguíneo de manera general.

LOS FRUTOS SECOS

Aunque los frutos secos no sean muy comunes en nuestra alimentación diaria, su consumo moderado aporta numerosos beneficios para la salud. Las nueces y las almendras, en particular, son ricas en vitaminas A, B, C y E, así como en minerales como el calcio y el magnesio, que son nutrientes esenciales para mejorar la circulación sanguínea.

Incorporar unos 30 gramos diarios de nueces o almendras a tu dieta puede marcar la diferencia en términos de salud circulatoria y contribuir a mantener un peso saludable.

EL TÉ VERDE

Además de los alimentos, ciertas especias y hierbas también son beneficiosas para la circulación sanguínea. El té verde, por ejemplo, posee propiedades antioxidantes que ayudan a dilatar los vasos sanguíneos y aumentar el flujo de sangre por todo el cuerpo.

Beber dos o tres tazas de té verde al día no solo mejora la salud cardiovascular, sino que también contribuye a una circulación sanguínea más eficiente y saludable en general.

LA CEBOLLA Y EL AJO

A pesar de su olor característico, tanto la cebolla como el ajo ofrecen múltiples beneficios para la circulación sanguínea y la salud cardiovascular.

La cebolla es rica en antioxidantes que ayudan a ensanchar las arterias y las venas, lo que favorece un aumento del flujo sanguíneo. Además, posee propiedades antiinflamatorias que pueden ser útiles para reducir la hinchazón en las piernas o los pies.

Por otro lado, el ajo contiene alicina, una sustancia que aumenta el flujo sanguíneo en los tejidos y reduce la presión arterial al relajar los vasos sanguíneos. Incorporar cebolla y ajo a tu dieta puede ser beneficioso para mejorar tu circulación y promover una mejor salud cardiovascular en general.